Calcula tu talla de anillo

Método 1 – Medir la circunferencia

Corta una tira de papel estrecha y colócala firmemente alrededor de tu dedo. Realiza una marca donde se unan los dos extremos. Estira el papel y mide con una regla hasta la marca. Comprueba tu talla:

 

44mm > Talla 4

46mm > Talla 6

48mm > Talla 8

50mm > Talla 10

52mm > Talla 12

54mm > Talla 14

Método 2 – Medir el diámetro

En el caso de que ya tengas un anillo, puedes medir el diámetro interior del mismo con una regla. Debes tomar la medida con la mayor precisión posible, ya que la diferencia entre tallas con este método es de menos de 1 mm. Comprueba tu talla:

 

14,03mm > Talla 4

14,64mm > Talla 6

15,28mm > Talla 8

15,92mm > Talla 10

16,55mm > Talla 12

17,19mm > Talla 14

Si no encuentras tu talla en nuestra web, ponte en contacto con nosotros. Siempre que sea posible, trataremos de hacer un anillo a medida para ti sin coste adicional.

Cuidado de tus joyas

Limpieza de Metales

Plata

En nuestras piezas utilizamos plata de ley de 925 milésimas.
Normalmente si permanecen mucho tiempo sin usar se pueden oscurecer,otro factor que influye es el ph corporal de cada persona, es posible que si tienes un ph más ácido, se oscurezca la plata con más rapidez.En ocasiones le añadimos químicos sin darnos cuenta, ya sea a través del perfume ó el cloro de la piscina, etc, para limpiarlas puedes frotarlas con bicarbonato o un limpiador de uso exclusivo para plata.

Piezas bañadas en oro

No utilizar productos químicos para su limpieza ya que podría deteriorar el baño.Puedes frotarlas suavemente con un paño de algodón.Cuanto más se reserve la pieza de la exposición de perfumes, cloro de piscina y sudor , mas durabilidad tendrá. Te recomendamos volver a aplicarle un baño de oro con el paso de los años para que vuelva lucir como nueva.Ponte en contacto con nosotros para cualquier duda.

Oro

Puedes sumergirlas en agua templada con detergente y limpiar con un cepillo suave. Aclarar con agua templada y secar bien (puedes ayudarte de un secador de pelo).

Cuidados generales

Guarda tus joyas en su bolsita original, en un lugar seco y sin exposición al sol. Separa unas de otras para evitar arañazos. Evita el contacto con agua, agua de mar, cloro, sudor, perfumes, productos cosméticos y productos químicos en general. Evita el contacto violento que pueda causar la deformación o rozaduras en la pieza.