Somos Carmen y Alejandro, las dos alas de este proyecto, un espacio único hecho con cuidado y amor, donde cada joya se realiza a mano por nosotros mismos. Seleccionamos minuciosamente piedras preciosas que nos llegan del interior de la tierra y junto con metales nobles las transformamos en joyas únicas y especiales.

Vivimos la joyería como un medio de experimentación donde se aúnan nuestra vocación artística y el trabajo artesanal. La belleza y los lenguajes estéticos de la naturaleza nos inspiran a través de sus formas , sus texturas, su ritmo y color.

El proceso creativo nos da la oportunidad de investigar a través de la unión del plano físico ( fuego , metal, agua, barro) con el de las emociones y las ideas.

Entendemos nuestro oficio como una forma de mantener ,cuidar y difundir los conocimientos antiguos, donde la naturaleza y las personas están mucho más cerca y se enriquecen la una a la otra.

Sentimos la artesanía como un ritual de calma y precisión, una forma de vida que nos conecta con nuestro entorno de una manera profunda y respetuosa. Por ello, creamos pequeñas series y algunas cápsulas de edición limitada  y piezas únicas.